Cómo calcular los gastos de envío de tu tienda

Acabas de empezar y te estás volviendo loco para calcular los gastos de envío de tu tienda, ¿verdad?

Unas tiendas tienen los gastos de envío a 3€, otras a 12€, otras gratis… algo no cuadra.

Pues hoy te resuelvo las dudas: te cuento cómo calcular el envío y mis estrategias para ajustar los precios.

El podcast

Puedes escuchar y vernos hablar sobre cómo calcular los gastos de envío en el podcast.

Qué empresa usar para enviar paquetes

Te voy a contar un secreto: no hay mejor empresa para enviar paquetes.

Como todo en esta vida, cada servicio de paquetería tiene su lado bueno y malo. Depende más de tu presupuesto y necesidades que de la empresa en sí.

Por eso, en vez de analizar cada empresa privada, te voy a contar las dos opciones que tienes para hacer envíos.

Y que quede claro: este no es un artículo patrocinado. Te voy a contar mis opiniones después de años enviando miles de paquetes para mis negocios.

Servicio postal nacional

O lo que es lo mismo en el caso de España “Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos” (Correos para los amigos).

Lo bueno:

En la mayoría de los casos, Correos es el servicio más barato tanto para envíos nacionales como internacionales. Sobre todo en envíos ordinarios.

Incluso en envíos certificados, que incluyen seguro de 30€ por pérdida de un paquete sin coste adicional (y de 60€ por 2€ más) sigue siendo económico respecto a otras empresas.

Si quieres saber cuanto cuesta enviar un paquete por Correos, es tan sencillo como consultar su web.

Y en los dos tipos de envío, salvo ocasiones puntuales (en navidades están sobrecargados) el paquete llega a su destino en un plazo de 1 a 4 días laborables. Aunque en mi experiencia, la mayoría llega en 2 o 3.

Además, quitando algún pueblecito pequeño, correos tiene un horario amplio en las oficinas. Que parecerá una tontería, pero me viene muy bien para organizarme el poder dejar un paquete a casi cualquier hora. Sobre todo cuando estaba empezando, trabajaba por cuenta ajena y no tenía tiempo libre, como os pasará a muchos de los que estáis leyendo.

Lo menos bueno:

Tengo que reconocer que ahora que vivo en un pueblo es otra cosa, pero cuando vivía en Madrid las esperas en la oficina de Correos me mataban. Así que lleva buena música o un libro, porque vas a echar un rato.

Correos tiene un seguro ante pérdidas, pero ojo, no contempla la fragilidad ni pagando extra. Simplemente esta opción no existe.

Si un paquete llega roto, asumen que no iba bien embalado y se lavan las manos.

Y por último, aunque ha ido mejorando, el localizador de envíos de la web es muy malo. A veces no se actualiza y cuando lo hace, la información no es muy útil.

Esto no quiere decir que no puedas saber dónde está un paquete, pero algunas veces te tocará llamar o preguntar en la oficina para que te ayuden, sobre todo a nivel internacional.

Empresas de mensajería privadas

Estas son las empresas que todos conocemos como DHL, Nacex, Seur y un largo etcétera.

Como te contaba al principio, no merece la pena entrar a comparar todas porque el funcionamiento básico es el mismo.

Donde destacan estas empresas son en los servicios adicionales que cubren necesidades como los envíos urgentes o frágiles.

Lo bueno

Además del seguro de pérdida, la mayoría de empresas privadas incluyen seguro de rotura, lo que viene genial para productos frágiles como vidrio o cerámica.

La indemnización varía de una empresa a otra y cada una tiene condiciones diferentes, así que asegúrate que encaja con tus necesidades antes de mandar el paquete.

En cuanto a los tiempos de entrega, suelen ser fiables y las fechas que te da la empresa se cumplen.

Además, el seguimiento de los envíos es muy efectivo y se consulta con facilidad. Así, el receptor siempre puede estar pendiente de su paquete.

Y por último, algo útil para mucha gente es que el mensajero viene a recoger los paquetes a casa/oficina. Aunque esto también tiene su lado malo…

Lo menos bueno

En comparación es más caro que Correos. Sobre todo en paquetes de poco peso por dos razones: no existe el envío ordinario y el paquete se mide en peso volumétrico.

¿Y qué es eso del peso volumétrico?

Aquí no importan tanto los gramos como las medidas del paquete. Y esto se calcula usando la fórmula: (Largo X Ancho X Alto) / N.

Añadiendo la complicación de que “N” varía en función de la empresa y tendrás que investigar cada una para hacerte una idea de los precios.

Al final estos cálculos hacen que solo salga “económico” si envías paquetes pesados pero de poco volumen, que no suele ser lo habitual.

Y por último, si antes te decía que la recogida de envíos puede ser útil, ahora te digo que las franjas horarias que te dan son de chiste.

Habitualmente te dicen cosas como “de 9:00 a 19:00” y tendrás suerte si acotan algo más como “de 9:00 a 14:00”.

Así que más te vale no salir de casa en todo el día, no vaya a ser que te pille comprando el pan y tenga que volver al día siguiente.

Negociar los precios con las empresas mensajería

Si tienes un negocio legal, la mejor forma de ahorrar en los envíos es llegar a acuerdos con las empresas.

Las privadas son más exigentes o directamente te piden comprar paquetes de envíos (de 100, 500, 1000…), pero en mi experiencia, con Correos es relativamente fácil firmar un contrato con un volumen de envíos pequeño (15 o 20 al mes).

Es tan sencillo como preguntar en tu oficina y que te pongan en contacto con un comercial para negociar.

Lógicamente, cuantos más envíos hagas, más fácil será conseguir buenos descuentos. Pero con que te hagan el contrato básico, empezarás a ahorrar en cada paquete.

¿Cómo calcular los gastos de envío?

¡Buena pregunta!

Teniendo en cuenta las variables (empresa, peso, tamaño, fragilidad…) es imposible dar con una fórmula exacta, así que toca investigar.

Yo te voy a dar las pautas que sigo siempre para estimar los envíos:

  1. Prepara un paquete o paquetes con lo que suelas enviar.
  2. Mide y pesa tu paquete en una báscula (yo utilizo una de cocina como esta).
  3. Introduce los datos en la web de la empresa o comprueba el listado de tarifas.
  4. A ese precio, añade el gasto de embalaje: caja, plástico de burbujas, papel de seda…
  5. Te recomiendo sumar un 1€ más a ese precio por si las moscas.

¡Listo!

Ya sabes lo que te cuesta enviar un paquete.

Pero ahora tenemos otro problema: ¿Cuánto vas a cobrar al cliente por el envío?

La importancia del marketing: ¿Cuánto cobrar por envío?

Que tú pagues 10€, no quiere decir que se los tengas que cobrar al cliente en concepto de gastos de envío.

De hecho, aunque mis costes han ido variando a lo largo de los años (ahora tengo contrato con Correos) los gastos de envío siempre han sido similares.

Y qué pasa, ¿que antes perdía dinero?, nada de eso, todo es puro marketing.

Te interesa: Cómo calcular el precio de un producto hecho a mano

A mi me pasa y a ti también: si vemos unos gastos de envío “muy elevados” o que igualan el precio del producto, nos echamos para atrás. De repente, el producto nos parece “muy caro”.

Por ejemplo: haces collares de plata que vendes a 20€. Aunque pesan poco, entre la caja, el papel de burbuja y demás, ¡el envío a Estados Unidos se te ha puesto en 12€!

¿Y ahora qué? ¿le metes 12€ de gastos de envío al cliente?

Pues es una posibilidad pero, ¿no sería más interesante jugar con el precio?

Puedes vender el collar a 29€ y 3€ de gastos de envío. ¡Incluso 32€ y gastos de envío gratuitos!

De hecho, los gastos de envío gratuitos pueden convencer al cliente de que tu producto es “más barato”.  Los humanos somos así de tonticos 😀

Aquí no hay muchas reglas, así que te va a tocar jugar con los precios y ver cómo responden tus clientes.

Lo único que te digo es que no añadas muchas opciones de envío. Cuantas menos opciones, menos confusión e indecisión por parte del cliente.

Y ahora, quiero saber tus estrategias

Estas son mis estrategias, pero seguro que tu tienes las tuyas propias.

¿Me las cuentas en los comentarios? 🙂

Comparte

Comparte

Comentarios

Deja un comentario

La responsable de tus datos será Paola Abengózar Curiel. Estos serán enviados a nuestro servidor alojado con DigitalOcean, LLC (Sus políticas de procesamiento de datos) para poder responder tu comentario. Deberás entender que esta información es pública, y los datos que introduzcas en este formulario los leerá cualquier visitante de este sitio web. Conservaré esta información por el tiempo que dure esta entrada del blog o hasta que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.