11 trucos para mejorar tus fotos de producto

Esta es la verdad: Puedes hacer auténticas obras de arte, pero si tus fotos son malas, los clientes van a pensar que eres un simple aficionado.

Y es que, unas buenas fotos pueden ser la diferencia entre vender y no comerte un rosco.

Así que hoy tenemos un objetivo: ¡rebelarnos contra las fotos desenfocadas y los filtros de Instagram!

La luz es lo más importante

Si quieres hacer fotos profesionales, necesitas luz. Ya sean focos o luz natural.

Sobre todo si usas una cámara de gama baja o un móvil, con una buena iluminación puedes conseguir resultados bastante decentes.

Además, no hace falta romper la hucha para conseguir buena iluminación. Mira: Fotografía de producto con tu móvil y materiales caseros

No uses flash

En la fotografía profesional tiene sus usos, pero nosotros no somos profesionales.

Hay que entender que el flash de los móviles o las cámara de gama más asequible están para hacer un apaño y son bastante reguleros.

En la mayoría de los casos, el flash concentra la luz en un punto y suele quemar las fotografías. Esto hace que editar la foto sea tarea imposible.

Usa trípode

¡Ese gran invento!

Hasta la persona con el mejor pulso del mundo, no puede evitar que las fotos salgan movidas o torcidas.

Por eso siempre es recomendable usar trípode para hacer tus fotos. Y encima hoy en día los puedes encontrar muy asequibles que te pueden hacer el apaño.

De hecho, nosotros usamos uno muy sencillo como este y un pequeño adaptador para el móvil como este.

Usa objetos de referencia

Seguro que más de una vez te han dicho el clásico: “pensaba que era más grande”.

Y es que, a veces es complicado hacerse una idea de las medidas del producto solo con la foto, por eso te recomiendo usar objetos caseros como referencia.

Aquí tienes un ejemplo de uno de mis monstruos:

Foto de producto referencias

¿Y qué objetos puedes usar?

En realidad puedes usar cualquier cosa mientras sea reconocible para todo el mundo. Por ejemplo, monedas, un vaso, una cucharilla de café, un lápiz, etc…

Usa fondos creativos

A mi me gusta usar fondos neutros porque es un tipo de foto funcional que vale para todo.

Pero es cierto que los fondos creativos siempre dan un toque molón a tus creaciones, además de ser fotos más llamativas sobre todo en redes sociales.

Y tranquilo, no hace falta invertir un dineral. Solo necesitas tirar un poco de imaginación.

Lo único que debes tener en cuenta es que, el fondo no debe quitar protagonismo al producto.

Mira este ejemplo de la misma foto con fondos distintos:

Fotografía fondo creativo

El fondo de la segunda foto que te muestro está hecho reciclando las madera de un palé, una planta de plástico de ikea de 3€ y enseres de costura.

Enseña los detalles de tu obra

¿Quieres que tu cliente aprecie los detalles de tu obra?

¡Pues enséñaselos!

Si tu pieza está llena de detalles, úsalos para darle personalidad y transmitir sensaciones al cliente.

Foto detalle

Usa la descripción de tu producto y las fotos para guiar al cliente por todos los detalles de la pieza y conseguir que se enamoren.

Uso de tu producto, ¡demuéstralo!

Si vendes productos como ropa, complementos, joyería o menaje, es importante enseñar cómo se usan.

Ponte en el papel del cliente: ¿Me quedará ancho? ¿Será demasiado largo? ¿Para qué sirve eso?

Tu trabajo es resolver esas dudas con fotos para potenciar las ventas: una modelo con el vestido, un modelo con la camiseta, detalle de la cara usando tus pendientes…

Manten la misma estética

Debes intentar mantener una cierta coherencia estética en la página de venta de tu producto.

Si cada foto es de su padre y de su madre, a parte de restar a la estética de tu producto, puedes confundir al cliente.

Cuando este empiece a pasar fotos y encuentre una roja, otra azul, una más alta, otra más ancha… va a decir: ¿pero qué estoy comprando?

¡No uses filtros!

A no ser que seas fotógrafo y quieras añadir dramatismo a una imagen, no le pongas filtros a las fotos.

De hecho, deberías hacer y retocar tus fotos pensando siempre en que el resultado final sea lo más fiel a la realidad posible.

Así te evitarás problemas con tus clientes del tipo “pensé que era azul” o “creía que los ojos brillaban”.

Créeme, ¡te lo digo por experiencia!

No pongas marcas de agua gigantes

Seamos realistas: si alguien te quiere robar el contenido lo va hacer igual. Con o sin marca de agua.

Así que por favor, no te pases horas haciendo fotos preciosas para estropearlas con marcas de agua gigantescas. Además de no servir de mucho, queda horroroso.

Mira un ejemplo rápido:

Marca de agua

¿Ves la diferencia?

Las dos están colocadas en una esquina, pero la primera tiene unos colores y un tamaño que te saca por completo de la foto.

En cambio, la segunda es muy discreta y monocromática. Es elegante y no molesta.

Planing de las fotos (storyboard)

trucos fotografia storyboard

Si vas a hacer tres o cuatro fotos en casa, a lo mejor te da igual.

Pero si vas a hacer una sesión con una temática concreta, vas a probar muchas ideas o vas a trabajar con más personas, es conveniente tener un pequeño storyboard para:

Comparte

Comparte

4 Comentarios

Deja un comentario

La responsable de tus datos será Paola Abengózar Curiel. Estos serán enviados a nuestro servidor alojado con DigitalOcean, LLC (Sus políticas de procesamiento de datos) para poder responder tu comentario. Deberás entender que esta información es pública, y los datos que introduzcas en este formulario los leerá cualquier visitante de este sitio web. Conservaré esta información por el tiempo que dure esta entrada del blog o hasta que tú decidas eliminar el comentario. Puedes ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.